Importancia de la respiración para nuestra salud


   Comenzamos la publicación de dos artículos relacionados con la importancia de la respiración para nuestra salud y para la  práctica del shiatsu zen. Posteriormente los apoyaremos con la publicación de un video explicativo.
Importancia de la respiración 1
   Según la medicina tradicional china (MTC) nosotros obtenermos la energía exterior a través de los alimentos que ingerimos y el aire que respiramos. Generalmente, damos muchísima importancia a la alimentación y dejamos a un lado la función respiratoria. Si multiplicamos las 15 veces de media por minuto que respiramos cuando somos adultos, obtenemos un total de ¡21.600 veces por día! las respiraciones que realizamos. Esta cifra nos da una idea bastante clara de la magnitud e influencia que tiene en nuestro organismo la respiración, e incluso, si la comparamos con las 5 veces que ingerimos alimentos al cabo de un día, nos daremos cuenta de la importancia que tiene en nuestra salud la función respiratoria. 
   Al igual que valoramos la materia prima de la alimentación y, en general, nos decantamos por productos libres de pesticidas y damos prioridad a los obtenidos mediante procedimiento ecológico, deberíamos valorar el aire que respiramos, pues es la materia prima que va a nutrir a nuestro organismo. A partir de este punto analizaremos la forma correcta de respirar habitualmente y su importancia en el shiatsu zen.
   Cuando nacemos, somos bebés y más adelante niños, nuestra respiración es diafragmática y abdominal: no hay tensión de ningún tipo y  el diafragma (tejido tendinomusculoso que está unido por todo el interior del tórax) se contrae y se relaja permitiendo una respiración correcta con los beneficios que ello conlleva. Así observamos como los bebés "inflan" sus barriguitas con una facilidad asombrosa. Según transcurren los años nuestro diafragma va acumulando tensión, al igual que otras zonas del cuerpo, y aparecen los porblemas asociados a nuestra respiración. Siendo conscientes de ello, podemos empezar a realizar ejercicios respiratotiros que nos permitan, con el paso del tiempo, recuperar esa relajación diafragmática y con ello realizar una función respiratoria óptima.

   Comenzaremos sentándonos en una silla con la espalda recta, en seiza (si alguien realiza esta posición) o, simplemente, de pie en posición cómoda, y poniendo nuestras manos, una sobre la otra, en el hara (punto situado a cuatro dedos debajo del ombligo); inspiraremos por la nariz suavemente durante 3 o 4 segundos a la vez que expandimos nuestra "barriguita" y nuestras manos con ella; retenemos el aire en nuestro interior un par de segundos y lo soltamos suavemente durante 6 o 7 segundos por la boca mientras nuestras manos se hunden hacia el interior. Durante todo el proceso nuestra atención permanecerá en el hara. Aquellos practicantes avanzados pueden realizar una visualización del recorrido total a través de la órbita microcósmica. Para ello deben sentir la inhalación descendiendo hacia el hara y de ahí pasar a la espiración, mientras se visualiza el recorrido por el huiyin (punto situado en el centro del perineo) y la subida por el canal de Du mai, pasando por el bahui (punto situado en el extremo posterior de la abertura craneal) y terminando en la nariz o la boca, según la preferencia personal de cada persona.
   En el siguiente artículo analizaremos los beneficios de la respiración diafragmática desde el punto de vista fisiológico y energético. Esperamos que volváis a ser bebés.

Entradas populares