La primavera la sangre altera



Todos hemos escuchado la frase “la primavera la sangre altera” y sabemos que tiene su origen en España, concretamente en el refranero popular. Nadie duda de su acierto cuando en esta estación anual a alguien le ataca el insomnio, tiene dolores de cabeza frecuentes o, simplemente, se encuentra más alterado de lo habitual. Sin embargo, esa frase puede ser explicada a través de la medicina tradicional china y la relación entre las teorías de los cinco elementos y yin yang.
En primavera salimos de un letargo invernal y, por tanto, de una fase yin o de frío por lo que los días comienzan a ser algo más cálidos, teniendo importantes variaciones térmicas que afectan a nuestro organismo en general. El yin o frío va dando paso al yang o calor, y el elemento agua, que corresponde al invierno y a órganos como los riñones o vejiga, va generando la madera (el agua riega las plantas en el ciclo de la naturaleza) recibiendo el relevo energético de órganos como el hígado y la vesícula biliar, cuya energía es expansiva y se expresa primordialmente en primavera. Por ello quienes practicamos artes orientales con una base de medicina tradicional china solemos diagnosticar “un viento fuerte de hígado” a los síntomas descritos en el primer párrafo como un insomnio, dolores de cabeza frecuentes o alteraciones del estado del ánimo en la estación primaveral. Al valorar a la persona desde el punto de vista holístico tratamos de restablecer el equilibrio en su totalidad y no quedarnos únicamente en el tratamiento de los síntomas, por lo que vamos a explicar nuestro modo de actuación en una sesión de shiatsu zen en nuestro espacio kokoro.

En primer lugar analizamos la situación personal y emocional de la persona por si estuviese afectado por distrés (el estrés es la principal causa de enfermedades y la OMS lo califica de epidemia) por lo que desde nuestra experiencia conseguimos dotarla de herramientas para combatirlo mediante técnicas simples de meditación y relajación. Posteriormente valoramos la nutrición y le añadimos un punto de vista energético basado en la medicina tradicional china para aconsejarla sobre los alimentos más adecuados a esta época del año, así como personalizarlos a sus necesidades tanto fisiológicas como emocionales. A continuación realizamos un masaje de shiatsu zen y le explicamos, al finalizar la sesión, algunos puntos adecuados a su diagnóstico para efectuarse digitopuntura por sí misma, acompañados por algún ejercicio de Chi Kung de fácil realización.
Esperamos que os haya gustado el modo de trabajo explicado teóricamente y que en algún momento os veamos por nuestro espacio para ponerlo en práctica.

Entradas populares